reducir impactio medioambiental email marketing

Formas de reducir el impacto medioambiental con el email marketing

Un día sin spam equivaldría a retirar 2,2 millones de autos de las calles.

Todos los días creamos entre todos montones de datos: emails, vídeos, posts en Facebook, Instagram, además vemos Netflix, enviamos constantemente mensajes de WhatsApp, …

Cada interacción que tenemos en la red es un intercambio de datos, que ocupan un espacio aunque intangible pero tiene que ser almacenada en algún lugar, es decir, en los servidores de datos.

Los centros donde se encuentran almacenados los servidores de datos consumen enormes cantidades de energía y de agua: los servidores se sobrecalientan y el proceso de enfriamiento requiere una cantidad asombrosa de agua y energía. Con el impacto medioambiental que eso genera.

La industria de la tecnología de la información en su conjunto supone el 7% de toda la electricidad que se consume en el mundo y el 21% de esta es consumida por los centros de datos

Así que como ves todo suma, hasta un simple correo electrónico.

Entonces…. ¿Qué podemos hacer para reducir el impacto medioambiental en nuestras campañas de #emailmarketing?

– Evitar los emails en cadena

Esta es una de las principales fuentes de generación de captación de emails por los spammers, que posteriormente inundarán los buzones de entrada.

Si se tiene que enviar un email a varios destinatarios, es mejor utilizar el campo CCO para no compartir los emails de muchas personas y alimentar estas listas negras.

– No poner el correo completo en la web

Al introducir un email completo en una web, esté será indexado y los captadores de correo lo tendrán más fácil para obtener la dirección.  Es mejor poner un formulario de contacto o utilizar un formato que no sea entendible por los robots como este: usuario[arroba]dominio[punto]com.

– Usar filtros antispam

Aunque su eficacia no es total, estos filtros pueden evitar un buen porcentaje de correos que no se desean recibir. Hay principalmente dos tipos: los que identifican el spam a partir de ciertas características con la información que el usuario les da (establece patrones del correo marcado como malicioso) y los que utilizan estadísticas según unos patrones determinados (dominios de países sospechosos, asuntos o mensajes con expresiones repetidas.

– No compartir datos de forma masiva

Muchas veces se efectúan altas en webs de las que se desconoce su origen y lo qué van a hacer con los datos. Existen muchas entidades que se dedican a recopilar emails para posteriormente vender estas listas a empresas que las utilizan para hacer campañas de email marketing.

– Darse de alta en la lista Robinson

Esta lista permite que sólo se pueda recibir publicidad de las empresas de las que se sea cliente o a las que se haya cedido expresamente los datos con este fin. Estar inscritos facilita el poder presentar una denuncia contra empresas que estén enviando emails masivos.

Algo tan inocuo como enviar un email tiene consecuencias sobre la conservación del planeta, teniendo en cuenta que es un acto tan cotidiano y repetido en todo el planeta. Por eso hay que tomar medidas para reducir los envíos innecesarios de información y dar un respiro al planeta.

¿Sabías que al eliminar 30 mensajes se pueden ahorrar 222 W, casi el equivalente a una bombilla de bajo consumo que se deja encendida durante un día?

Además si nos paramos a pensar…. ¿Cuántos correos electrónicos innecesarios mandas a lo largo del día? ¿Sueles enviar mensajes con un simple “gracias”, un “recibido” o un “que tengas un buen fin de semana”? Prescindir de este tipo de mensajes, aunque a primera vista pueda parecer maleducado, reduce nuestra huella ecológica.

Otras medidas de ahorro energético son cerrar las ventanas del navegador de internet si no las estamos utilizando” o, más en general, “apagar el router por las noches, no dejar los aparatos en stand by, apagar el ordenador en lugar de suspender la sesión o reciclar los viejos aparatos electrónicos”.

¿Y tú? ¿Qué medidas utilizas para el ahorro energético y reducir tu impacto medioambiental?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *